furgo titan de tamajon

Titán de Tamajón por la Quesera 2017

Titán de Tamajón por la Quesera.

La Titán de Tamajón por la Quesera, es una marcha que realizan los Bikers del Sur desde hace un par de años aprovechando que uno de sus componentes más ilustres (Paco) y su mujer (Sara) son los duques de Tamajón (según dicen).

El recorrido es bastante exigente, al menos para mi, es una montaña rusa, un auténtico sube y baja con unas vistas increíbles, además curiosamente, este año una empresa que organiza otras grandes marchas en España, tenía previsto organizar una marcha cicloturista, justo con el mismo recorrido que la Titán de Tamajón por la Quesera organizada por los Bikers del Sur desde hace un par de años (¡que casualidad¡).

perfil tamajon

Perfil marcha Titán de Tamajón

Preparativos de la Titán de Tamajón por la Quesera.

Por primera vez hemos utilizado un vehículo de apoyo y en mi opinión ha sido todo un acierto, aparte de llevar el avituallamiento, herramientas, bicis o de tener la facilidad de subirse a la furgoneta si tienes una caída, bajón, etc, saber que llevas atrás un vehículo que avisa al resto de conductores, de que se van a encontrar un grupo de ciclistas en la carretera, es una auténtica suerte y te da mucha tranquilidad.

Es de justicia, agradecer a los componentes de los Bikers del Sur que se ocuparon de comprar la comida, las señales, alquilar la furgoneta, conducirla, devolverla, cargar las bicis, descargarlas, etc, mientras el resto disfrutábamos.

La Marcha Titán de Tamajón por la Quesera 2017.

Como ya he comentado, la Titán de Tamajón por la Quesera es lo más parecido a una hoja de Sierra, un sube y baja continuo en el que vas subiendo rampas cortas de un 6%, 8% o hasta un 10%, para luego bajar un rato antes de volver a subir, así llegamos al primer puerto el de Campillejo de 2,5 km con una pendiente media del 5%.

El paisaje es increíble, he de reconocer mi ignorancia, porque nunca me hubiera imaginado unas vistas así en Guadalajara, según subíamos hacia la famosa Quesera nos acercábamos al mal tiempo y parecía que nadie nos iba a salvar de acabar mojados, aprovechando que teníamos el coche de apoyo fuimos dejando y cogiendo los chubasqueros y los chalecos dependiendo del frío de cada cual.

titán de tamajón por la quesera

La Quesera

Después de 28 km, una vez arriba en la Quesera, trás subir unas rampas durísimas antes del inicio del puerto y ascender las cuestas (que cuestan mucho) de este famoso puerto que se subió en más de una Vuelta a España, una foto rápida y empezamos a bajar mirando al cielo, pidiendo clemencia a las nubes para que no descargaran su furia sobre nosotros.

Descendiendo con mucha precaución por el estado de la carretera, algunas curvas peligrosas y el mal tiempo, llegamos a Riaza donde asaltamos la furgo de plátanos y barritas en el primer avituallamiento.

Con el estómago lleno y con un cambio de bici (mi primera vez con un 32 atrás, gracias brodel), empezamos de nuevo a subir y bajar rampas que en algunos casos llegan al 10%. Así llegamos al puerto de Noviales-Grado de Pico (1,7 km a 4,7 %) para a continuación ascender otro puerto de 4ª categoría, el Grado de Pico de 2,2 km a 5,7 % de pendiente media.

Más subidas y bajadas hasta otro puerto en este caso de tercera categoría, Campanario de Galve, 6,5 km al 4 %, y a estas alturas ya llevábamos 106 km de dar pedales, de disfrutar de vistas maravillosas, de risas con los compañeros y de esquivar vacas (fui testigo de como el Cigala se enfrentó a los astados), si no fuera por el paisaje y porque el ganado estaba bien hermoso, en algunos tramos de la Titán de Tamajón por la Quesera, cualquiera hubiera dicho que estábamos en la India.

cigala torero en tamajón

cigala torero en tamajón

Y así llegábamos al tramo final de la Titán de Tamajón por la Quesera, pero antes de hacerle frente tocaba avituallamiento, aparcamos la furgo, sacamos el jamón, el pan, la tortilla de patatas, los plátanos, la bebida y nos volvimos a subir a la bici, (como cuesta volver a pedalear después de una parada y más si hace fresquito).

Personalmente no tenía pensado finalizar la Titán de Tamajón por la Quesera pero una vez más el maestro Cigala, con el que hice toda la ruta se puso a mi lado y me fue marcando el ritmo (a la próxima voy a pedirles a mi hermano y a él que me dejen pedalear solo, que me da mucho apuro ver como van a un ritmo menor por acompañarme), así poco a poco subiendo rampas que no son puertos porque alguien lo habrá dicho pero que podrían serlo perfectamente, llegamos al Alto de Valverde, 10,6 k al 2,2 %, una subida que se me hizo durilla pero lo verdaderamente peligrosa era la bajada, con alguna curva bastante complicada, de las que se “cierran de repente”.

bajada titán de tamajón

Cuidado con las bajadas

Por último ascendimos el Puerto del Alto de Palancares, a estas alturas no podía subirme a la furgoneta, había que acabar y así lo hicimos, hablando, disfrutando y con el dolor de piernas justo, menos del que pensaba, pero con un dolor de culo digno de un cowboy del Oeste, llegamos a Tamajón donde los más rápidos nos esperaban.

Como nos lo habíamos ganado y era el día en que Contador ganó en el Angliru, estuvimos disfrutando de unas cervezas y unos torreznos, viendo como ganaba el pinteño para luego meternos entre pecho y espalda unos huevos fritos con pisto y salchichas, que a algunos como yo, falta nos hacía.

Cosas que me ayudan a olvidar. 

Para conseguir finalizar la Titán de Tamajón por la Quesera he hecho los siguientes  kilómetros, en Junio hice 111.7 km subiendo 689 metros, en Julio 207,5 km con 1623 m y en Agosto 460,3  km con 3.558 m, quizás no sean demasiados pero creo que con mi edad tampoco me viene bien castigarme mucho ;-).

Para mi es un lujo que haya compañeros que pongan su tiempo a disposición del resto para que días como el de la Titán de Tamajón por la Quesera sea un día inolvidable, que te reciban en su casa con un increíble desayuno, que se brinden a conducir el vehículo de apoyo, a ayudar desde la furgo para que el resto disfrute, que se te salga una cala y uno de los mas fuertes se pare a ayudarte, te coloque la cala y te explique como debes colocarla correctamente, que te dejen su bici para que puedas sentir como se va con otro desarrollo y con unos pedales decentes, que una vez más un amigo te acompañe durante toda la ruta cuando podía ir disfrutando con los de delante…y tantas otras cosas.

2 cracks en tamajón

2 cracks en tamajón

Como dice la canción de Andrés Calamaro, creo que cada uno debemos buscar cosas que nos ayuden a olvidar, a olvidar los problemas, preocupaciones o penas que aligeren esa mochila que todos llevamos mas o menos llena. 

El ciclismo a mi me da eso, una especie de terapia que me permite sentirme mejor después de dar pedales, porque cuanto mejor nos sintamos, más felices haremos a las personas que tenemos alrededor.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *