proteger el culo ciclista

Proteger el culo ciclista

Proteger el culo.

Aparte de la cabeza, proteger el culo debe ser uno de los objetivos principales a la hora de prevenir lesiones que nos pueden apartar de disfrutar de nuestro deporte favorito (que mal suena esto de disfrutar protegiendo el culo quizás debería buscar otra expresión), de todas formas si estas empezando o llevas tiempo sin pedalear, es normal que debas pasar por un tiempo de adaptación y tengas dolores donde la espalda pierde su casto nombre.

Para comprender mejor la importancia del problema leamos a continuación un testimonio de un ciclista que no tuvo la previsión de proteger el culo y hablaba así de su almorrana.“Entiendo que saliera a protestar porque la verdad es que la tuve trabajando a tope durante dos días, aguantando un montón de mierda pero la verdad es que llevo tres días que la he cuidado al máximo, la he mantenido limpita, la he remojado para que no pasara calor, la puse pomada y hasta he tenido el detalle de cuidar mi alimentación, nada de grasas, fuera chocolate, helados y demás.

Pues bien, lo único que la pido es que me deje disfrutar de la bicicleta, solo eso, que pueda dar una vuelta aunque sea por el carril bici a comprar el pan. La verdad es que ya solo asoma la cabecita pero no acaba de volver a su posición inicial, igual es que no se fía y lo entiendo, han sido varias veces ya las que se ha visto obligada a salir a protestar por falta de higiene o una alimentación inapropiada pero…¡ joder ¡….tampoco se puede ser tan desconfiada, solo pido un poco de confianza y poder salir en bici…solo eso.”

Este desesperado compañero debería haber tenido cuidado y para evitar estos problemas, hoy desde esta página os vamos a dar unos cuantos secretos para que podáis sentaros en el sillín sin ningún problema durante el máximo tiempo posible. Nuestro objetivo será el mismo que el de un hombre heterosexual en una orgía, “disfrutar y proteger el culo”, toma nota.

Puntos básicos para proteger el culo:

  1. Un truco bastante efectivo si vamos a pasar mucho tiempo sentado en el sillín de la bicicleta y queremos proteger el culo es impregnar la zona de contacto de nuestro culotte con crema (estilo nívea). La cantidad dependerá del ancho de la talla del culotte que normalmente será directamente proporcional con las posaderas del deportista, en algunos casos bastará con un poco de crema y en otros necesitaremos una espátula de diferentes tamaños.
  2. Proteger el culo a base de alimentarse correctamente, éste será el segundo consejo. Si has decidido dar pedales comprobarás la importancia que tiene mantener unos buenos hábitos alimenticios principalmente ahora que nuestro cuerpo va a consumir más energía, pero además alimentándonos correctamente evitaremos que nuestra amiga almorrana “salga de paseo”, una alimentación rica en vegetales, fruta y fibra, ayudará a facilitar la evacuación de excedentes de nuestro cuerpo y por tanto a tener menos fricción en la zona cero (nunca mejor dicho).
  3. ¡ Cámbiate el culotte colega ¡, no utilices el mismo al día siguiente y al otro, y al otro y… esto que parece obvio no lo es tanto y es muy importante utilizar un culotte limpio cada vez que salgamos a pedalear, no esperes a que el culotte vaya solo al cesto de la ropa antes de sustituirlo por un compañero o seguramente cada vez que te sientes recordarás este consejo.
  4. Cambia tu postura sobre la bicicleta cada cierto tiempo, evitarás rozaduras y además tu espalda lo agradecerá.

culo en bicicleta

Estos son solo algunos de los consejos que debes tener en cuenta para proteger el culo y no poner “la cara del Fary ” comiendo un limón cada vez que te sientes, por cierto la imagen que ilustra este artículo está escogida al azar (podía haber sido el culo de Falete o el del autor del artículo pero la providencia lo decidió así), dicha imagen tiene una intención meramente informativa y divulgativa con el único objetivo de ilustrar de la mejor manera posible la posición de un culo humano en un sillín.

Guardar

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *