mussara-2017-salida

La Mussara 2017, una experiencia increible

La Mussara 2017, con amigos es mucho más fácil.

La Mussara 2017 tuvo lugar hace ya más de un mes y os voy a comentar como nos fue (más vale tarde que nunca), como anticipo comentaré que todo acabó, como un capítulo de “Dora la exploradora” (si tienes hijos ya sabrás a lo que me refiero, si no es así, pincha en el enlace anterior), es decir, cantando “lo hicimos, lo hicimos…we did it “.

perfil-polar-gran-fondo-la-mussara-2017

perfil-polar-gran-fondo-la-mussara-2017

Antes de contar un poco la experiencia de la Mussara 2017 me gustaría dar las gracias una vez más, a David (el gran Cigala) y a mi hermano Alberto, me han cuidado durante todo el invierno para que llegase a La Mussara 2017 con opciones de acabarla, ellos dos hicieron que 189 km se hicieran cortos, también por supuesto, quiero agradecer a otros dos compañeros de los Bikers del Sur su apoyo y compañía, ¡ Gracias Toni y Maya ! (una pareja de cracks que decidieron acompañarnos y esperarnos) , fue un gustazo entrar los 5 en meta, sin estos 4 cracks estoy seguro que no lo hubiera conseguido.

La llegada a Reus.

Nunca había ido a una marcha cicloturista y me ha encantado, el sábado nada más llegar después de dejar los bártulos en el apartamento nos fuimos a recoger los dorsales y la bolsa del corredor, también aprovechamos para tirarnos unas fotos, participar en algún concurso, babear con los nuevos modelos de bicicletas y echarnos unas risas con las tallas de los maillots, ¡ riéte tu de los trajes de los super héroes !, como decía aquel, “más prieto que los tornillos de un submarino“.

Nos alojamos en Reus y decidimos madrugar el domingo e ir en coche, hay gente que va hasta la salida en bici desde Reus pero no nos pareció buena idea, pensamos que era peligroso salir tan pronto un domingo en una zona con tanta “vida nocturna“, aún así unos amigos nuestros fueron en bici y nos comentaron que no tuvieron ningún problema, es más, por lo visto se suelen reunir muchos corredores en Reus para ir juntos a la salida.

Salida de la Mussara 2017.

Como contaba anteriormente, el domingo nos levantamos temprano después de una noche complicada entre los mosquitos (más que mosquitos eran águilas imperiales) y los guiris cantores, desayunamos y nos fuimos a la salida (importantísimo dejar todo preparado la noche anterior).

Llegamos de los primeros por lo que aparcamos sin problema, bajamos las bicis y nos dimos una vuelta por la salida de la Mussara 2017, nos tiramos unas fotos y menos mal que nos dió por ponernos los primeros en la salida (nuestro cajón era el último) porque al poco tiempo teníamos un montón de gente detrás, es increíble lo que mueve una prueba de este tipo.

La verdad es que la organización de la salida fue impecable, la salida es escalonada y no dejaron colarse a nadie, fueron muy estrictos con que todo el mundo saliera donde le correspondía y a pesar de las protestas de algunos “listillos” que tienen muy poco respeto por sus compañeros, así fue.

Por fin dieron la salida a la Mussara 2017 y algo más  tarde abrieron nuestro cajón, en la salida de estas pruebas y más si vas con varios compañeros hay que tener cuidado, primero hay gente que quiere avanzar y salen demasiado rápidos por lo que es peligroso y al ir todos vestidos igual, es fácil “perderse” y esto puede ocasionar despistes que provoquen alguna caída.

Afortunadamente nada de eso ocurrió aunque personalmente para mi fue lo peor de la prueba, es curioso, pero las pulsaciones más altas las dí en el primer kilómetro de ascenso a La Mussara (el primer puerto), no las superé ni en el muro del Escaladei, esto que no parece lógico, creo que tiene una explicación muy sencilla, la respuesta es nervios.

La verdad es que estuve muy tranquilo mientras esperábamos la salida (65 pulsaciones) por el contrario Maya estaba a casi 140 pulsaciones antes de dar la salida, sin embargo nada más salir, yo les di mis pulsaciones a Maya y ella amablemente, me regaló las suyas.

No habíamos recorrido ni medio kilómetro y no podía creer lo que veían mis ojos al mirar el pulsómetro, 153, 155 pulsaciones, los nervios me jugaron una mala pasada y mi corazón se disparó. Me dolían los isquios, el gemelo, la cadena no iba bien, el sillín de repente estaba muy bajo y para rematarlo, me entraron unas ganas enormes de mear, ¡ a un kilómetro de la salida !, tuve que parar y meterme entre unos árboles para no escuchar a nadie y poder descargar el sobrepeso…nervios y más nervios, unos kilómetros en los que llegué a pensar que no pasaría el corte del km 70.

Afortunadamente con los consejos y las bromas de mis compañeros me fui tranquilizando, fueron pasando los kilómetros y siempre tuve la rueda de David y Alberto a mano. Ese, sin duda, fue el peor momento de la marcha menos mal que poco a poco fui encontrándome mejor y  gracias a las bromas, consejos y conversaciones de Alberto y el Sigal´s (Cigala en castellano) con los demás compañeros (de Cantabria, de Tarragona, de Ciudad Real…), los nervios se fueron aplacando hasta desaparecer cuando por fin supe, que pasaríamos el corte sin problema (con una hora de margen).

A partir de ese momento el plan fue avanzar, ahorrando la mayor energía posible y seguir disfrutando, hay que tener en cuenta que nunca había recorrido una distancia tan grande y el riesgo de sufrir calambres era muy alto.

Pasada la Albarca y después de un susto en la bajada en la que me salí de la carretera (ni medio metro, pero lo suficiente como para extremar las precauciones), nos unimos a una grupeta pero me costaba un mundo seguir su ritmo y comenté a mis compañeros, que si seguía a ese ritmo me iba a desgastar demasiado por lo que a pesar del aire que soplaba nos dejamos caer hasta que nos juntamos con otro grupo con el que llegamos a el punto crítico, el temido Escaladei.

Antes de afrontar las rampas mas duras y ya viendo a gente en las cunetas, cogimos fuerzas en el avituallamiento y una vez recargadas las pilas, nos armamos de valor y encaramos esas rampas de hasta un 23%, que se dice pronto.

Tuve la suerte de ascender el Escaladei con David comentándome la subida por lo que “solo tuve que seguir sus indicaciones“, pero no solo yo, porque los consejos del “Sigal´s” los iban siguiendo todos los que como yo, tenían las fuerzas justas para pedalear y escuchar, ni mover las cejas para asentir a sus indicaciones podía, no digo mas.

A estas alturas (nunca mejor dicho), yo solo veía asfalto y manillar, mi hermano Alberto grababa (vaya kinders, “brodel”), Toni se adelantaba y Maya subía como una campeona (como sube esta chica) mientras escuchábamos la radio de una maña que subía de una forma increíble,

Por mi parte, después de varios “esta rampa y ya estamos arriba” del Sigal´s, por fin, era verdad y había superado la cima mas temida de la Mussara 2017, el temido Escaladei y lo había ascendido en mi modesta opinión, bastante dignamente, que viendo el reguero de ciclistas andando que había no era moco de pavo.

Lo peor fue al llegar al avituallamiento, me parece increíble que no hubiera agua precisamente en ese punto, subes esos rampones sediento, pensando en echarte un bidón de agua en la cabeza en cuanto llegues y resulta que o te tiras una botella de coca cola en la cara o continuas al siguiente, nosotros nos decidimos por la segunda opción. Cuando después del descenso llegamos al siguiente avituallamiento, era “gracioso” ver como todo el que llegaba preguntaba por el líquido elemento.

En ese punto ya “solo” nos quedaba un último puerto, el Coll d´Alforja y unos 20 km a meta (es curioso lo fácil que a veces hablamos de kilómetros), que después de lo que a esas alturas llevas en el cuerpo puede ser un suplicio.

Sorprendéntemente la última parte del recorrido me encontré genial, nos unimos a una grupeta de la que tiraron Alberto y Toni (2 malas bestias) que nos llevaron a un ritmo increíble a pesar del aire, por esto no es de extrañar que los últimos kilómetros hiciéramos unas medias impensables, al menos para mi.

La entrada en meta juntos los 5 fue emocionante y esa foto me la quedo en mi recuerdo para toda la vida.

 

Después de la llegada entramos directamente a reponer fuerzas, en la siguiente foto se puede apreciar que falta me hacía.  Estaba todo muy bien organizado, comida abundante, parking de bicis y hasta fisios.

mussara-2017-comida

mussara-2017-comida

Algunas cosas a tener en cuenta.

Iba a titular este apartado “consejos Mussara 2017” pero no tengo tanta cara como para pensar que puedo aconsejar a alguien cuando soy un recién llegado a este mundo de la bicicleta, así que contaré algunas cosillas que pienso hay que tener en cuenta si vuelvo a hacer esta marcha.

  1. Alimentarnos e hidratarnos correctamente, esto es básico y mucho más en este tipo de marchas tan largas, ni te imaginas la cantidad tan grande de gente que a pesar de estar bien preparado, seguramente, te encontrabas en la cuneta con todos los síntomas de tener una pájara, seguramente debido a un descuido al comer o al beber. Un consejo (el único que voy a dar), cada vez que escuchéis decir en voz alta a el famoso Sigal´s (Cigala)  “voy a comer un poco” o “voy a echar un trago de agua” es que debes imitarle porque hace tiempo que no le metes nada al cuerpo.
  2. Utilizar correctamente el cambio con desarrollos que nos permitan no gastar más fuerzas de las necesarias, ni castigar excesivamente los músculos. En la Mussara 2017 tuve suerte de tener “correctores de desarrollos” a mi alrededor que me fueron indicando cuando iba demasiado atrancado, porque un desgaste excesivo en un “pardillo” como yo que además tiene una bici con un 28 de piñón, podía haber sido definitivo para llegar al km 144 demasiado castigado y que hubieran aparecido los temidos calambres.
  3. En cuanto a los avituallamientos, no es bueno ni quedarse corto ni pasarse comiendo y en cuanto el tiempo a permanecer en ellos dependerá de cada persona y lo que le cueste arrancar de nuevo. En nuestro caso, decidimos parar lo mínimo imprescindible para reponer fuerzas, la estrategia era que unos se quedaban cuidando las bicis mientras el resto recolectaba “víveres“. En general había cantidad y variedad suficiente salvo en el caso del Escaladei (el increíble fallo de la falta de agua).
  4. Las bajadas pueden ser muy peligrosas, una caída con una bicicleta bajando un puerto no es ninguna broma por lo que hay que ser precavido y minimizar riesgos aunque nos guste la sensación de velocidad y del aire en el casco. En la Mussara en concreto hay bajadas espectaculares, donde en algunos tramos puedes disponer de toda la carretera para lucirte y disfrutar del descenso, el problema es que te puedes “crecer” y cuando te quieres dar cuenta estás en una ambulancia, desgraciadamente vimos algunos ciclistas con muy mala pinta y es una lástima que un día de disfrute se convierta en dramático, por un error o una imprudencia.
  5. No estamos solos en la carretera ni en las marchas, mucho menos en pruebas de este tipo con una participación tan masiva, por lo que especialmente hay que extremar las precauciones en los primeros kilómetros y en las bajadas.
  6. No tirar nada al suelo, es una vergüenza ver como estaban algunas partes de la carretera de envoltorios de barritas y geles, si queremos que se sigan realizando marchas hay que cuidar estas cosas y más, con todas las connotaciones positivas que tiene el cuidado del medio ambiente  y la bici.

Algunas reflexiones personales.

A veces nos ocurren cosas en la vida que nos hacen replantearnos nuestros sistemas de valores, hay edades en las que es muy raro que una persona no tenga alguna cicatriz importante, cuando esto ocurre, es básico buscar sensaciones que nos sumen y no nos resten y estar con las personas que realmente queremos estar.

Para mi la bici aparte de un deporte increíble ha sido y es, una terapia. No se si me volveré a preparar una marcha de este tipo o no, pero si sé, que seguiré montando y disfrutando de la bicicleta, bien sea para ir al trabajo, salir los fines de semana o dar un paseo en familia porque dar pedales me hace sentir muy bien.

Con un reloj de Decathlon y un botecillo al cuello con agua de mar de la Isla de Tabarca era imposible no acabar.

Gracias Juanchi por cuidármele…;-)

mussara-2017-reloj

mussara-2017-reloj

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *